Smoke, de Matthew Geden (y traducción)

Os dejo un poema de Matthew Geden traducido por mí. La traducción es bastante libre.

 

Humo

Mira las vidas consumirse hasta la colilla,

los niños de la esquina se transforman

bañados por la luz de la mañana en un

sonajero muerto sobre el banco de un parque y una fina

niebla ahoga el cielo, reduce todo

a un monótono reposo interrumpido

por el brillo recurrente de unos labios. En la ciudad

las vidas que él quizá vivió una vez

parecen cuentos de hadas leídos por un padre

ausente; palabras reconfortantes en cuyo arrullo

sucumbe al sueño, flota por el universo

inalcanzable. Su verdadera rutina

transcurre en la cola del paro,

la humillación de un formulario que

no lo toca, que se retira de golpe

de su mano insegura. Al salir

fija en el suelo una mirada

firme como si siguiera un rastro

de migas de pan que lo llevara a casa.

Y así se desliza el día, pasa de largo, el hastío

lame sus horas, el reloj, fiel, suena

a lo lejos, cuenta monótono hasta cero.

Abierto a la benigna indiferencia del mundo

rebusca su bolsa de hierba, se lía

un porro que enrolla y prensa

con dedos tiernos y minuciosos. La noche cae

sobre las baldosas, él lo enciende

y se tumba a pensar en los planes

del día siguiente, en la nada que vendrá,

en las insignificantes nubes y volutas del humo.


Smoke

 

He watches lives burn to a nub-end,

the kids on the corner metamorphosise

in the early morning light to a death

rattle on a park bench as a fine

mist suffocates the sky, reduces everything

to a monochrome stillness interrupted

by the occasional blaze of lips. The city

lives he thought he might have lived

seem like fairy tales read by an absent

parent; soothing words in which he

succumbs to sleep, floats in an unreachable

universe. In real time his routine

consists of a queue for the dole,

the humiliation of a hand-out that

doesn’t touch him, withdraws at once

from his outstretched grasp. On the way

out he fixes the floor with a steady

stare as though following a trail

of breadcrumbs that will take him home.

And so the day slides past him, boredom

dogs his hours, the faithful clock ticks

away monotonously counting down to zero.

Open to the benign indifference of the world

he unpockets a bag of weed, rolls

a large joint packed and tamped down

with tender care. As night falls

through the floorboards he lights up

and lies back to think of the next

day’s plans, the nothing that will follow,

the meaningless curls and clouds of smoke.

Una respuesta a “Smoke, de Matthew Geden (y traducción)”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *