Foto destacada Munir Hachemi

Quién soy

Munir (Madrid 1989. He publicado tres cuentos sueltos (M, Los ojos blancos y Del otro lado) y dos novelas (Los pistoleros del eclipse y «廢墟»). También se han incluido relatos míos en antologías como Escribivientes, la revista Chéjere y El laberinto mecánico. En cuanto al Munir poeta, ha sido antologado en algunos volúmenes: uno del Bukowski club, otro en el que figuraban los finalistas de cierto premio, la antología de Los escritores bárbaros y en Pero yo vuelo. Soy presidente de Ediciones Paralelo y codirector y coguionista del programa de radio El paraíso del Tonto Solemne. En noviembre de 2018 saldrá publicada Syngenta, mi última novela, en la editorial Periférica.

Si tuviera que definir mi forma de concebir la literatura… ¿conocen esa fábula o cuento o chiste taoísta o budista o sufí que va sobre un tío que ha perdido las llaves (creo que el cuento transcurre en un oasis, y no sé para qué alguien podría ponerle puerta y menos cerradura a su casa en un oasis de quién sabe qué siglo, pero bueno, eso no es cosa mía, yo me limito a contarlo) que ha perdido las llaves, digo, y las está buscando debajo de una farola que supongo que más bien sería un farol de aceite, buscándolas, es decir dando vueltas y vueltas alrededor de la farola, cuando un amigo suyo se le acerca y le pregunta ¿qué haces?, y él le responde la verdad (a saber: que está buscando las llaves de su casa), y su amigo –buen amigo, colegimos– se pone a buscarlas con él. Aguanta unos minutos o unas horas, pero al final no puede más porque se cansa o porque le están esperando para cenar en su propia casa con puerta y cerradura y le pregunta al otro oye, ¿estás seguro de que las perdiste aquí?, y el otro le dice no, qué va, las perdí en mi casa. Sorprendido –debemos suponer– le pregunta y… ¿por qué las estás buscando aquí?, y el que había perdido las llaves le dice al otro pero hombre, ¡porque en mi casa no hay luz!?

Y todo el resto soy yo.